Noticias

Viernes Santo de 2.018

// Autor: Hermano Mayor

El Viernes Santo 30 de marzo amaneció cubierto y con intermitente lluvia débil. Tras consultar distintas previsiones meteorológicas coincidían en que habría un período de 2 horas con lluvia muy débil intermitente y que a partir de las 12 podían llegar chaparrones más fuertes, de este modo, y tras escuchar a todos los colectivos de la Cofradía,  la Junta Directiva se reunió en Santa María y por unanimidad decidieron que se hiciera un recorrido muy corto que estuviese siempre cercano a nuestra Basílica y se optó por recorrer Plaza Vázquez de Molina, Juan Ruiz González, rodear Plaza 1º de Mayo, Rúa, Real, Pasaje de Jesús y volver al templo antes de las 12. Así a las 10:15 se abrían las puertas de Santa María. Al salir nuestro Cristo se interpretaban las marchas “Tristeza” y “Agrupación de Cofradías”, sonando “Amargura” a la salida de la Virgen. Fueron excepcionalmente interpretadas por la “Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de Gracia” que acompañó a nuestro Cristo durante todo el recorrido. Ambos tronos lucían elegantes arreglos florales. Nuestro Padre Jesús de la Caída podía contemplarse este año en su talla original, llevado a hombros de forma magistral por sus portadores, mientras que María Santísima de la Amargura estrenaba una preciosísima saya realizada por D. Antonio Villar Moreno que lucía radiante gracias al buen hacer de su Vestidor y era acompañada por un nutrido grupo de mantillas y por la Agrupación Musical Nuestra Señora del Carmen de Úbeda que interpretaba las marchas de la Cofradía. Cabe destacar la excelente cobertura realizada por la Cofradía de la Santa Cena. Al llegar a la calle Real empezó a llover algo más fuerte y las Imágenes fueron rápidamente cubiertas con plásticos junto a todos los enseres y así se llegaba hasta Santa María acompañados de los cofrades que habían participado en la procesión sin que el patrimonio de la Cofradía sufriera ningún daño.

La entrada a Santa María fue en torno a las 11:30. Tras finalizar la procesión se obsequió a los cofrades en Santo Domingo con el tradicional refrigerio, ya que la organización del guión y finalización del mismo se hacía en la iglesia de Santo Domingo.

Este año la Procesión General fue suspendida debido a la previsión de lluvia en algún tramo de la noche del Viernes Santo.